Todos estamos contaminados con la mancha del pecado, ¡pero hay esperanza! – Un estudio de 1 Juan 1:8-10

Si dijéremos que no tenemos pecado, engañámonos a nosotros mismos, y no hay verdad en nosotros. 

Enseñanza a través de libros de la Biblia    Para que sepan que tienen vida eterna – Un estudio de 1 Juan

  Todos estamos contaminados con la mancha del pecado, ¡pero hay esperanza! – Un estudio de 1 Juan 1:8-10

1 Juan 1:5-10: 

5 Pues éste es el mensaje que hemos oído de él mismo, y que os anunciamos a vosotros: Que Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. 

6 Si nosotros dijéremos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no hacemos la verdad. 

7 Mas si andamos en la luz, como él está en la luz, tenemos comunión los unos con los otros, y la sangre de Jesu Cristo su Hijo nos limpia de todo pecado. 

8 Si dijéremos que no tenemos pecado, engañámonos a nosotros mismos, y no hay verdad en nosotros. 

9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para que nos perdone nuestros pecados, y nos limpie de toda maldad. 

10 Si dijéremos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

Algunos versículos para considerar:

Proverbios 20:9:   ¿Quién podrá decir: Yo he limpiado mi corazón, limpio estoy de mi pecado?

Eclesiastés 7:20: Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga bien, y nunca peque.

Isaías 53:4-6: 

4 ¶ Ciertamente nuestras enfermedades él las llevó, y él sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos a él por azotado, herido, y abatido de Dios. 

5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz sobre él; y por su llaga hubo cura para nosotros. 

6 Todos nosotros nos perdimos como ovejas, cada cual se apartó por su camino: mas Jehová traspuso en él el pecado de todos nosotros.

Isaías 64:6:  Que todos nosotros éramos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos como la hoja del árbol, todos nosotros, y nuestras maldades nos llevaron como viento.

Romanos 3:21-26: 

21 ¶ Empero ahora, la justicia de Dios sin la ley se ha manifestado, testificada por la ley, y por los profetas: 

22 La justicia, digo, de Dios, que es por la fe de Jesu Cristo, para todos, y sobre todos los que creen en él; porque no hay diferencia; 

23 Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios. 

24 Siendo justificados gratuitamente por su gracia, por la redención que es en Jesu Cristo. 

25 Al cual Dios ha propuesto por aplacamiento por la fe en su sangre, para manifestación de su justicia por la remisión de los pecados pasados, en la paciencia de Dios; 

26 Para manifestación de su justicia en este tiempo; para que él sea justo, y justificador del que cree en Jesús.

Romanos 5:12:  ¶ Por tanto, de la manera que el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte; y la muerte así pasó a todos los hombres porque todos pecaron;

Gálatas 3:22-26: 

22 Mas encerró la Escritura todo debajo de pecado, para que la promesa, por la fe de Jesu Cristo, fuese dada a los creyentes. 

23 Empero antes que viniese la fe estábamos guardados debajo de la ley, encerrados para aquella fe, que había de ser revelada. 

24 De manera que la ley fue nuestro ayo para llevarnos a Cristo, para que fuésemos justificados por la fe. 

25 Mas venida la fe, ya no estamos debajo de la mano del ayo. 

26 Porque vosotros todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús.

Puede descargar este recurso gratuito para comenzar sus primeros pasos de discipulado:  http://profundizandoenlapalabra.org/wp-content/uploads/2020/11/Evangelio-de-Juan.pdf

Programa del Podcast:

  • Domingo – Enseñanza a través de libros de la Biblia.
  • Miércoles – Cómo reconocer una iglesia bíblica: Un estudio de la doctrina cristiana

Todos los versos usados ​​hoy son de la versión Reina Valera 1865

Súplica por la intervención divina – 2º de los Reyes 19:15-19

Inclina, oh Jehová, tu oído, y oye; abre, oh Jehová, tus ojos, y mira: y oye las palabras de Sennachêrib, que ha enviado a blasfemar al Dios viviente.

Cultivando una vida de oración

Súplica por la intervención divina – 2º de los Reyes 19:15-19

2º de los Reyes 19:15-19: 

15 Y oró Ezechîas delante de Jehová, diciendo: Jehová Dios de Israel, que habitas entre los querubines, tú solo eres Dios de todos los reinos de la tierra; tú hiciste el cielo y la tierra. 

  • Salmos 33:8-11;  102:25-28;  146:5-6

16 Inclina, oh Jehová, tu oído, y oye; abre, oh Jehová, tus ojos, y mira: y oye las palabras de Sennachêrib, que ha enviado a blasfemar al Dios viviente.   

  • Salmo 31:1-4

17 Es verdad, oh Jehová, que los reyes de Asiria han destruído las gentes y sus tierras; 

18 Y que pusieron en el fuego a sus dioses, por cuanto ellos no eran dioses, sino obra de manos de hombres, madera o piedra, y así los destruyeron. 

  • Salmo  115:1-18

19 Ahora pues, oh Jehová Dios nuestro, sálvanos, te suplico, de su mano, para que sepan todos los reinos de la tierra que tú solo, Jehová, eres Dios.

  • Salmos 67:1-7;  83:1-18;  100:3

Algunos versículos para considerar:

Salmo  31:1-4: 

1 Al Músico principal: Salmo de David. EN ti, oh Jehová, he esperado; no sea yo confundido para siempre: Líbrame en tu justicia. 

2 Inclina a mí tu oído, líbrame presto; Séme por roca de fortaleza, por casa fuerte para salvarme. 

3 Porque tú eres mi roca y mi castillo; Y por tu nombre me guiarás, y me encaminarás. 

4 Me sacarás de la red que han escondido para mí; Porque tú eres mi fortaleza.

Salmo  33:8-11: 

8 Tema a Jehová toda la tierra: Teman de él todos los habitadores del mundo. 

9 Porque él dijo, y fué hecho; El mandó, y existió. 

10 Jehová hace nulo el consejo de las gentes, Y frustra las maquinaciones de los pueblos. 

11 El consejo de Jehová permanecerá para siempre; Los pensamientos de su corazón por todas las generaciones.

Salmo  67:1-7: 

1 Al Músico principal: en Neginoth: Salmo: Cántico. DIOS tenga misericordia de nosotros, y nos bendiga; Haga resplandecer su rostro sobre nosotros (Selah); 

2 Para que sea conocido en la tierra tu camino, En todas las gentes tu salud. 

3 Alábente los pueblos, oh Dios; Alábente los pueblos todos. 

4 Alégrense y gocénse las gentes; Porque juzgarás los pueblos con equidad, Y pastorearás las naciones en la tierra. (Selah.) 

5 Alábente los pueblos, oh Dios: Todos los pueblos te alaben. 

6 La tierra dará su fruto: Nos bendecirá Dios, el Dios nuestro. 

7 Bendíganos Dios, Y témanlo todos los fines de la tierra.

Salmo  83:1-18: 

1 Canción: Salmo de Asaph. OH Dios no tengas silencio: No calles, oh Dios, ni te estés quieto. 

2 Porque he aquí que braman tus enemigos; Y tus aborrecedores han alzado cabeza. 

3 Sobre tu pueblo han consultado astuta y secretamente, Y han entrado en consejo contra tus escondidos. 

4 Han dicho: Venid, y cortémoslos de ser pueblo, Y no haya más memoria del nombre de Israel. 

5 Por esto han conspirado de corazón a una, Contra ti han hecho liga; 

6 Los pabellones de los Idumeos y de los Ismaelitas, Moab y los Agarenos; 

7 Gebal, y Ammón, y Amalec; Los Filisteos con los habitadores de Tiro. 

8 También el Assur se ha juntado con ellos: Son por brazo a los hijos de Lot. (Selah.) 

9 Hazles como a Madián; Como a Sísara, como a Jabín en el arroyo de Cisón; 

10 Que perecieron en Endor, Fueron hechos muladar de la tierra.

11 Pon a ellos y a sus capitanes como a Oreb y como a Zeeb; Y como a Zeba y como a Zalmunna, a todos sus príncipes;

12 Que han dicho: Heredemos para nosotros Las moradas de Dios. 

13 Dios mío, ponlos como a torbellinos; Como a hojarascas delante del viento. 

14 Como fuego que quema el monte, Como llama que abrasa las breñas. 

15 Persíguelos así con tu tempestad, Y asómbralos con tu torbellino. 

16 Llena sus rostros de vergüenza; Y busquen tu nombre, oh Jehová. 

17 Sean afrentados y turbados para siempre; Y sean deshonrados, y perezcan. 

18 Y conozcan que tu nombre es JEHOVÁ; Tú solo Altísimo sobre toda la tierra.

Salmo  100:3: Reconoced que Jehová él es Dios: El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos. Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.

Salmo 102:25-28: 

25 Tú fundaste la tierra antiguamente, Y los cielos son obra de tus manos. 

26 Ellos perecerán, y tú permanecerás; Y todos ellos como un vestido se envejecerán; Como una ropa de vestir los mudarás, y serán mudados: 

27 Mas tú eres el mismo, Y tus años no se acabarán. 

28 Los hijos de tus siervos habitarán, Y su simiente será afirmada delante de ti.

Salmo 115:1-18: 

1 NO a nosotros, oh Jehová, no a nosotros, Sino a tu nombre da gloria; Por tu misericordia, por tu verdad. 

2 Por qué dirán las gentes: ¿Dónde está ahora su Dios? 

3 Y nuestro Dios está en los cielos: Todo lo que quiso ha hecho. 

4 Sus ídolos son plata y oro, Obra de manos de hombres. 

5 Tienen boca, mas no hablarán; Tienen ojos, mas no verán; 

6 Orejas tienen, mas no oirán; Tienen narices, mas no olerán; 

7 Manos tienen, mas no palparán; Tienen pies, mas no andarán; No hablarán con su garganta. 

8 Como ellos son los que los hacen; Cualquiera que en ellos confía. 

9 Oh Israel, confía en Jehová: El es su ayuda y su escudo. 

10 Casa de Aarón, confiad en Jehová: El es su ayuda y su escudo. 

11 Los que teméis a Jehová, confiad en Jehová: El es su ayuda y su escudo. 

12 Jehová se acordó de nosotros: nos bendecirá: Bendecirá a la casa de Israel; Bendecirá a la casa de Aarón. 

13 Bendecirá a los que temen a Jehová; A chicos y a grandes. 

14 Acrecentará Jehová bendición sobre vosotros; Sobre vosotros y sobre vuestros hijos. 

15 Benditos vosotros de Jehová, Que hizo los cielos y la tierra. 

16 Los cielos son los cielos de Jehová: Y ha dado la tierra a los hijos de los hombres. 

17 No alabarán los muertos a JAH, Ni cuantos descienden al silencio; 

18 Mas nosotros bendeciremos a JAH, Desde ahora para siempre. Aleluya.

Salmo 146:5-6: 

5 Bienaventurado aquel en cuya ayuda es el Dios de Jacob, Cuya esperanza es en Jehová su Dios: 

6 El cual hizo los cielos y la tierra, La mar, y todo lo que en ellos hay; Que guarda verdad para siempre;

Todos los versos usados ​​hoy son de la versión Reina Valera 1909

Programa del Podcast:
  • Domingo – Enseñanza a través de libros de la Biblia.
  • Miércoles – Cómo reconocer una iglesia bíblica: Un estudio de la doctrina cristiana

Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él  – Un estudio de 1 Juan 1:5

Pues éste es el mensaje que hemos oído de él mismo, y que os anunciamos a vosotros: Que Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. 

Enseñanza a través de libros de la Biblia    Para que sepan que tienen vida eterna – Un estudio de 1 Juan

Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él  – Un estudio de 1 Juan 1:5

1 Juan 1:5-10: 

5 Pues éste es el mensaje que hemos oído de él mismo, y que os anunciamos a vosotros: Que Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. 

6 Si nosotros dijéremos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no hacemos la verdad. 

7 Mas si andamos en la luz, como él está en la luz, tenemos comunión los unos con los otros, y la sangre de Jesu Cristo su Hijo nos limpia de todo pecado. 

8 Si dijéremos que no tenemos pecado, engañámonos a nosotros mismos, y no hay verdad en nosotros. 

9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para que nos perdone nuestros pecados, y nos limpie de toda maldad. 

10 Si dijéremos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

Algunos versículos para considerar:

Génesis 1:1-5;  2 Samuel 22:29;  Job 26:6-14;  Salmos 27:1;  36:5-10;  84:11;  104:1-2;  Isaías 5:20;  45:5-8;  60:19-20;  Daniel 2:20-22; Mateo 4:15-17;  Lucas 1:77-79;  Juan 1:1-14;  8:12;  9:5;  12:35-36;  Romanos 13:11-14;  2 Corintios 6:14-18;  1 Timoteo 6:13-16;  Santiago 1:17;   Apocalipsis 21:10-11, 22-27

Génesis 1:1-5: 

1 EN el principio creó Dios los cielos y la tierra. 

2 Y la tierra estaba desadornada y vacía; y las tinieblas estaban sobre la haz del abismo: y el Espíritu de Dios se movía sobre la haz de las aguas. 

3 Y dijo Dios: Sea la luz: y fue la luz. 

4 Y vio Dios que la luz era buena: y apartó Dios a la luz de las tinieblas. 

5 Y llamó Dios a la luz Día; y a las tinieblas llamó Noche: y fue la tarde y la mañana un día.

2 Samuel 22:29: Porque tú eres mi lámpara, oh Jehová: Jehová da luz a mis tinieblas.

Salmos 27:1: Salmo de David.JEHOVÁ es mi luz y mi salud, ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida, ¿de quién me espavoreceré?

Job 26:6-14: 

6 El sepulcro es descubierto delante de él, y el infierno no tiene cobertura. 

7 Extiende al aquilón sobre vacío: cuelga la tierra sobre nada. 

8 Las aguas ata en sus nubes, y las nubes no se rompen debajo de ellas. 

9 El aprieta la faz de su trono, y extiende sobre él su nube. 

10 El cercó con término la superficie de las aguas hasta que se acabe la luz y las tinieblas. 

11 Las columnas del cielo tiemblan, y se espantan de su reprensión. 

12 El rompe la mar con su potencia, y con su entendimiento hiere [su] hinchazón. 

13 Su Espíritu adornó los cielos: su mano crió la serpiente rolliza. 

14 He aquí, estas son partes de sus caminos: ¿y cuán poco es lo que habemos oído de él? porque el estruendo de sus fortalezas ¿quién lo entenderá?

Salmos 36:5-10: 

5 ¶ Jehová, hasta los cielos es tu misericordia; tu verdad hasta las nubes. 

6 Tu justicia como los montes de Dios, tus juicios abismo grande; al hombre y al animal conservas, o! Jehová. 

7 ¶ ¡Cuán ilustre es tu misericordia, o, Dios! y los hijos de Adam se abrigan en la sombra de tus alas. 

8 Embriagarse han de la grosura de tu casa: y del arroyo de tus delicias los abrevarás. 

9 Porque contigo está el manadero de la vida; en tu lumbre veremos lumbre. 

10 Extiende tu misericordia a los que te conocen; y tu justicia a los rectos de corazón.

Salmos 84:11: Porque sol y escudo nos es Jehová Dios: gracia y gloria dará Jehová: no quitará el bien a los que andan en integridad.

Salmos 104:1-2: 

1 BENDICE, alma mía, a Jehová; Jehová Dios mío, mucho te has engrandecido, de gloria y de hermosura te has vestido. 

2 Que se cubre de luz como de vestidura, que extiende los cielos como una cortina;

Isaías 5:20: ¶ ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo: que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz: que tornan de lo amargo dulce, y de lo dulce amargo!

Isaías 45:5-8: 

5 Yo Jehová y ninguno más de yo: no hay Dios más de yo. Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste: 

6 Para que se sepa desde el nacimiento del sol, y desde donde se pone, que no hay más de yo. Yo Jehová, y ninguno más de yo: 

7 Que formo la luz, y que crio las tinieblas: que hago la paz, y que crio el mal: Yo Jehová, que hago todo esto. 

8 Rociád, cielos, de arriba, y las nubes goteen la justicia: ábrase la tierra, y frutifíquense la salud y la justicia: háganse producir juntamente. Yo Jehová lo crié.

Isaías 60:19-20: 

19 El sol nunca más te servirá de luz para el día, ni el resplandor de la luna te alumbrará: mas serte ha Jehová por luz perpetua, y por tu gloria, el Dios tuyo. 

20 No se pondrá jamás tu sol, ni tu luna menguará; porque te será Jehová por perpetua luz, y los días de tu luto serán acabados.

Daniel 2:20-22: 

20 Y Daniel habló, y dijo: Sea bendito el nombre de Dios de siglo hasta siglo; porque suya es la sabiduría y la fortaleza. 

21 Y él es el que muda los tiempos, y las oportunidades: quita reyes, y pone reyes: da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos: 

22 El revela lo profundo y lo escondido: conoce lo que está en tinieblas, y la luz mora con él.

S. Mateo 4:15-17: 

15 La tierra de Zabulón, y la tierra de Neftalím, camino de la mar, de la otra parte del Jordán, Galilea de los Gentiles, 

16 Pueblo asentado en tinieblas, vio gran luz, y a los asentados en región y sombra de muerte, luz les esclareció. 

17 Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos; que el reino de los cielos se ha acercado.

S. Lucas 1:77-79: 

77 Dando ciencia de salvación a su pueblo para remisión de sus pecados: 

78 Por las entrañas de misericordia de nuestro Dios, con que nos visitó de lo alto el oriente, 

79 Para dar luz a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte; para encaminar nuestros pies por camino de paz.

S.Juan 1:1-14: 

1 EN el principio ya era el Verbo; y el Verbo era con Dios, y Dios era el Verbo. 

2 Éste era en el principio con Dios. 

3 Todas las cosas por éste fueron hechas; y sin él nada de lo que es hecho, fue hecho. 

4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 

5 Y la luz en las tinieblas resplandece; y las tinieblas no la comprendieron. 

6 ¶ Fue un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan. 

7 Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la Luz, para que por él todos creyesen. 

8 El no era la Luz; mas fue enviado para que diese testimonio de la Luz. 

9 Aquella Palabra era la Luz verdadera, que alumbra a todo hombre, que viene en este mundo. 

10 En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por él, y el mundo no le conoció. 

11 A lo suyo vino; y los suyos no le recibieron. 

12 Mas a todos los que le recibieron, dióles poder de ser hechos hijos de Dios, esto es, a los que creen en su nombre: 

13 Los cuales no son engendrados de sangres, ni de voluntad de la carne, ni de voluntad de hombre, sino de Dios. 

14 Y el Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros; y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.

S.Juan 8:12: ¶ Y hablóles Jesús otra vez, diciendo: Yo soy la luz del mundo: el que me sigue, no andará en tinieblas; mas tendrá la luz de vida.

S.Juan 9:5: Entre tanto que estuviere en el mundo, la luz soy del mundo.

S.Juan 12:35-36: 

35 Entonces Jesús les dijo: Aun por un poco estará la luz entre vosotros: andád entre tanto que tenéis la luz, no sea que os alcancen las tinieblas; porque el que anda en tinieblas, no sabe donde va. 

36 Entre tanto que tenéis luz, creéd en la luz, para que seáis hijos de luz. Estas cosas habló Jesús, y se fue, y se escondió de ellos.

Romanos 9:14-30: 

14 ¿Qué diremos pues? ¿Qué hay injusticia acerca de Dios? En ninguna manera. 

15 Porque a Moisés dice: Tendré misericordia del que tendré misericordia; y me compadeceré del que me compadeceré. 

16 Así que no es del que quiere, ni del que corre; sino de Dios, que tiene misericordia. 

17 Porque la Escritura dice de Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi poder, y que mi nombre sea anunciado por toda la tierra. 

18 De manera que del que quiere tiene misericordia; y al que quiere, endurece. 

19 ¶ Me dirás pues: ¿Por qué pues se enoja? ¿porque quién ha resistido a su voluntad? 

20 Mas antes, oh hombre, ¿tú, quién eres, para que alterques con Dios? ¿o dirá el vaso de barro al que le labró: Por qué me has hecho así? 

21 ¿O no tiene potestad el ollero, para hacer de la misma masa un vaso para honra, y otro para vergüenza? 

22 ¿Y qué, si Dios queriendo mostrar su ira, y hacer notorio su poder, soportó con mucha mansedumbre los vasos de ira, preparados para destrucción; 

23 Y haciendo notorias las riquezas de su gloria para con los vasos de misericordia, que él ha antes preparado para gloria; 

24 A los cuales también llamó, es a saber, a nosotros, ni solo de los Judíos, mas también de los Gentiles? 

25 Como también en Oséas dice: Llamaré al que no era mi pueblo, pueblo mío; y amada, a la que no era amada. 

26 Y será que en el lugar donde antes les era dicho: Vosotros no sois pueblo mío; allí serán llamados hijos del Dios viviente. 

27 Isaías también clama tocante a Israel: Aunque fuere el número de los hijos de Israel como la arena de la mar, un residuo será salvo. 

28 Porque él consumará la obra, y la abreviará en justicia; porque obra abreviada hará el Señor sobre la tierra. 

29 Y como antes dijo Isaías: Si el Señor de los ejércitos no nos hubiera dejado simiente, como Sodoma fuéramos hechos, y como Gomorra fuéramos semejantes. 

30 ¶ ¿Qué diremos pues? Que los Gentiles que no seguían justicia han alcanzado la justicia: es a saber, la justicia que es por la fe;

Romanos 13:11-14: 

11 Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora nos esta más cerca nuestra salvación, que cuando creíamos. 

12 La noche ya pasa, y el día va llegando: desechemos pues las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de luz. 

13 Andemos honestamente, como de día: no en glotonerías y borracheras, no en lechos y disoluciones, no en pendencias y envidia: 

14 Mas vestíos del Señor Jesu Cristo; y no penséis en la carne para cumplir sus deseos.

2 Corintios 6:14-18: 

14 No os juntéis desigualmente en yugo con los que no creen; porque ¿qué compañía tiene la justicia con la injusticia? ¿y qué comunión la luz con las tinieblas? 

15 ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿o qué parte el que cree con el incrédulo? 

16 ¿Y qué avenencia el templo de Dios con ídolos? porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios ha dicho: Yo habitaré en ellos, y andaré en ellos; y yo seré el Dios de ellos, y ellos serán mi pueblo. 

17 Por lo cual salíd de en medio de ellos, y apartáos, dice el Señor; y no toquéis cosa inmunda, y yo os recibiré. 

18 Y seré a vosotros Padre, y vosotros me seréis a mis hijos e hijas: dice el Señor Todopoderoso.

1 Timoteo 6:13-16: 

13 ¶ Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesu Cristo, que testificó una buena profesión delante de Poncio Pilato, 

14 Que guardes este mandamiento sin mácula, ni reprensión, hasta que aparezca el Señor nuestro Jesu Cristo: 

15 Al cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo poderoso, Rey de reyes, y Señor de señores: 

16 Que solo tiene inmortalidad, que habita en luz a donde no se puede llegar: a quien ninguno de los hombres vio jamás, ni puede ver: al cual sea la honra, y el imperio sempiterno. Amén.

Santiago 1:17: Toda buena dádiva, y todo don perfecto es de lo alto, que desciende del Padre de las lumbres, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

Apocalipsis 21:10-11, 22-27: 

10 Y llevóme en el espíritu a un gran monte y alto, y mostróme la grande ciudad, la santa Jerusalem, que descendía del cielo de Dios, 

11 Teniendo la gloria de Dios; y su lumbre era semejante a una piedra preciosísima, como piedra de jaspe cristalizante. 

 

22 Y yo no ví templo en ella; porque el Señor Dios Todopoderoso y el Cordero son el templo de ella. 

23 Y la ciudad no tenía necesidad del sol, ni de la luna para que resplandezcan en ella; porque la gloria de Dios la ha alumbrado, y el Cordero es su luz. 

24 Y las naciones de los que hubieren sido salvos andarán en la luz de ella; y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella. 

25 Y sus puertas no serán cerradas de día, porque allí no habrá noche: 

26 Y llevarán la gloria, y la honra de las naciones a ella. 

27 No entrará en ella ninguna cosa sucia, o que hace abominación y mentira; sino solamente los que están escritos en el libro de la vida del Cordero.

Puede descargar este recurso gratuito para comenzar sus primeros pasos de discipulado:  http://profundizandoenlapalabra.org/wp-content/uploads/2020/11/Evangelio-de-Juan.pdf

Programa del Podcast:
  • Domingo – Enseñanza a través de libros de la Biblia.
  • Miércoles – Cómo reconocer una iglesia bíblica: Un estudio de la doctrina cristiana

Todos los versos usados ​​hoy son de la versión Reina Valera 1865

Oración de agradecimiento de David y para la bendición de su hijo – 1 Crónicas 29:10-19

Asimismo da a mi hijo Salomón corazón perfecto, para que guarde tus mandamientos, tus testimonios, y tus estatutos; y para que haga todas las cosas, y te edifique la casa para la cual yo he hecho el aparejo.

Cultivando una vida de oración

Oración de agradecimiento de David y para la bendición de su hijo – 1 Crónicas 29:10-19

1 Crónicas 29:10-19:

10 ¶ Asimismo el rey David se holgó mucho, y bendijo a Jehová delante de toda la congregación; y dijo David: Bendito seas tú, oh Jehová Dios de Israel nuestro padre, de siglo a siglo. 

11 Tuya, oh Jehová, es la magnificencia, y la fuerza, y la gloria, la victoria, y el honor: porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y la altura sobre todos los que son por cabezas. 

12 Las riquezas y la gloria están delante de ti, y tú señoreas a todos: y en tu mano está la potencia y la fortaleza: y en tu mano es la grandeza y la fuerza de todas las cosas. 

13 Ahora pues Dios nuestro, nosotros te glorificamos, y loamos el nombre de tu grandeza. 

14 Porque ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que pudiésemos ofrecer de nuestra voluntad cosas semejantes? Porque todo es tuyo, y de tu mano te lo damos.

15 Porque nosotros extranjeros y advenedizos somos delante de ti, como todos nuestros padres; y nuestros días son como sombra sobre la tierra, y no hay otra esperanza. 

16 Jehová Dios nuestro, toda esta abundancia que habemos aparejado para edificarte casa a tu santo nombre, de tu mano es, y todo es tuyo. 

17 Yo sé, oh Dios mío, que tú escudriñas los corazones, y que la rectitud te agrada: y yo con la rectitud de mi corazón, voluntariamente te he ofrecido todo esto: y ahora he visto con alegría que tu pueblo, que ahora se ha hallado aquí, te ha dado liberalmente. 

18 Jehová Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, nuestros padres, conserva perpetuamente esta voluntad del corazón de tu pueblo, y encamina su corazón a ti.

19 Asimismo da a mi hijo Salomón corazón perfecto, para que guarde tus mandamientos, tus testimonios, y tus estatutos; y para que haga todas las cosas, y te edifique la casa para la cual yo he hecho el aparejo. 

Algunos versículos para considerar:

Todos los versos usados ​​hoy son de la versión Reina Valera 1865

Programa del Podcast:

  • Domingo – Enseñanza a través de libros de la Biblia.
  • Miércoles – Cómo reconocer una iglesia bíblica: Un estudio de la doctrina cristiana