¿Cómo andás?  – Un estudio de 1 Juan 1:6-7

Mas si andamos en la luz, como él está en la luz, tenemos comunión los unos con los otros, y la sangre de Jesu Cristo su Hijo nos limpia de todo pecado. 

Enseñanza a través de libros de la Biblia    Para que sepan que tienen vida eterna – Un estudio de 1 Juan

¿Cómo andás?  – Un estudio de 1 Juan 1:6-7

1 Juan 1:5-10: 

5 Pues éste es el mensaje que hemos oído de él mismo, y que os anunciamos a vosotros: Que Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. 

6 Si nosotros dijéremos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no hacemos la verdad. 

7 Mas si andamos en la luz, como él está en la luz, tenemos comunión los unos con los otros, y la sangre de Jesu Cristo su Hijo nos limpia de todo pecado. 

8 Si dijéremos que no tenemos pecado, engañámonos a nosotros mismos, y no hay verdad en nosotros. 

9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para que nos perdone nuestros pecados, y nos limpie de toda maldad. 

10 Si dijéremos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

Algunos versículos para considerar:

Salmo 56:13;  89:14-17;  97:10-12;  Proverbios 4:18-19;  Isaías 2:2-5;  Juan 12:35-36, 46;  Romanos 13:11-14;  Efesios 5:6-11;  3 Juan 1:1-4

Salmo 56:13: Por cuanto has escapado mi vida de la muerte, ciertamente mis pies de caída: para que ande delante de Dios en la luz de los que viven.

Salmo 89:14-17: 

14 Justicia y juicio es la compostura de tu trono: misericordia y verdad van delante de tu rostro. 

15 Bienaventurado el pueblo que sabe cantarte alegremente: Jehová, a la luz de tu rostro andarán: 

16 En tu nombre se alegrarán todo el día: y en tu justicia se ensalzarán: 

17 Porque tú eres la gloria de su fortaleza; y por tu buena voluntad ensalzarás nuestro cuerno.

Salmo 97:10-12: 

10 Los que amáis a Jehová, aborreced el mal: él guarda las almas de sus piadosos: de mano de los impíos los escapa. 

11 Luz está sembrada para el justo: y alegría para los rectos de corazón. 

12 Alegráos justos en Jehová: y alabád la memoria de su santidad.

Proverbios 4:18-19: 

18 Mas la vereda de los justos es como la luz del lucero: auméntase, y alumbra hasta que el día es perfecto. 

19 El camino de los impíos es como la oscuridad: no saben en qué tropiezan.

Isaías 2:2-5: 

2 Y acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa de Jehová por cabeza de los montes, y será ensalzado sobre los collados; y correrán a él todas las naciones. 

3 Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Veníd, y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob, y enseñarnos ha en sus caminos, y caminaremos por sus sendas; porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalem la palabra de Jehová. 

4 Y juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en azadones, y sus lanzas en hoces: no alzará espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra. 

5 Veníd, o! casa de Jacob, y caminemos a la luz de Jehová.

Juan 3:18-21: 

18 El que en él cree, no es condenado; mas el que no cree, ya es condenado; porque no creyó en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 

19 Y ésta es la condenación, que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz; porque sus obras eran malas. 

20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz, y no viene a la luz, porque sus obras no sean redargüidas. 

21 Mas el que obra verdad, viene a la luz, para que sus obras sean hechas manifiestas, porque son hechas en Dios.

Juan 12:35-36: 

35 Entonces Jesús les dijo: Aun por un poco estará la luz entre vosotros: andád entre tanto que tenéis la luz, no sea que os alcancen las tinieblas; porque el que anda en tinieblas, no sabe donde va. 

36 Entre tanto que tenéis luz, creéd en la luz, para que seáis hijos de luz. Estas cosas habló Jesús, y se fue, y se escondió de ellos.

S.Juan 12:46: Yo la luz he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí, no permanezca en tinieblas.

Romanos 13:11-14: 

11 Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora nos esta más cerca nuestra salvación, que cuando creíamos. 

12 La noche ya pasa, y el día va llegando: desechemos pues las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de luz. 

13 Andemos honestamente, como de día: no en glotonerías y borracheras, no en lechos y disoluciones, no en pendencias y envidia: 

14 Mas vestíos del Señor Jesu Cristo; y no penséis en la carne para cumplir sus deseos.

Gálatas 5:16-17: 

16 Digo, pues: Andád en el Espíritu; y no cumpliréis los deseos de la carne. 

17 Porque el deseo de la carne es contrario al deseo del Espíritu, y el deseo del Espíritu es contrario al deseo de la carne; y estas cosas se oponen la una a la otra, de manera que no podáis hacer lo que quisiereis.

Efesios 5:6-11: 

6 Nadie os engañe con palabras vanas; porque a causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. 

7 No seáis pues participantes con ellos. 

8 Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor: andád como hijos de luz; 

9 (Porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, y justicia, y verdad:) 

10 Aprobando lo que es agradable al Señor. 

11 Y no tengáis parte en las obras infrutuosas de las tinieblas; mas antes reprobadlas.

3 Juan 1:1-4: 

1 EL anciano al bien amado Gayo, al cual yo amo en verdad. 

2 Mi amado, yo deseo muy mucho que tú seas prosperado en todas cosas, y que tengas salud, así como tu alma está en prosperidad. 

3 Porque yo me regocijé grandemente, cuando vinieron los hermanos, y dieron testimonio de tu verdad; como tú andas en la verdad. 

4 Yo no tengo mayor gozo que estas cosas, y es de oír que mis hijos andan en la verdad.

Puede descargar este recurso gratuito para comenzar sus primeros pasos de discipulado:  http://profundizandoenlapalabra.org/wp-content/uploads/2020/11/Evangelio-de-Juan.pdf

Programa del Podcast:
  • Domingo – Enseñanza a través de libros de la Biblia.
  • Miércoles – Cómo reconocer una iglesia bíblica: Un estudio de la doctrina cristiana

Todos los versos usados ​​hoy son de la versión Reina Valera 1865

Oración de David para la bendición de su casa – 2 Samuel 7

¡Cuán grande eres, Señor y Dios! ¡No hay nadie como tú! Tal y como lo hemos sabido, ¡no hay más Dios que tú! 

Cultivando una vida de oración

Oración de David para la bendición de su casa – 2 Samuel 7

2 Samuel 7:1-29:  Reina Valera Contemporánea 

1 Tiempo después, cuando ya el rey David habitaba en su palacio y el Señor le había hecho descansar de los enemigos que lo rodeaban, 

2 llamó al profeta Natán y le dijo: «¡Mírame aquí, habitando en un palacio de cedro, mientras el arca de Dios se halla entre simples cortinas!» 

3 Y Natán le respondió: «Pues haz ya todo lo que te has propuesto, que el Señor está contigo.» 

4 Pero esa misma noche la palabra del Señor vino a Natán, y le dijo: 

5 «Ve y dile de mi parte a mi siervo David: “¿Tú me vas a construir una casa, para que yo la habite? 

6 Desde que saqué de Egipto al pueblo de Israel, y hasta la fecha, no he vivido en ninguna casa. Más bien, he estado en tiendas de campaña y en enramadas. 

7 En todo el tiempo en que he andado con el pueblo de Israel, hay tribus a las que les he pedido encargarse de apacentar a mi pueblo. ¿Pero acaso le he pedido a alguna de ellas que me construya un palacio de cedro?” 

8 »Dile también de mi parte: “Yo, el Señor de los ejércitos, te saqué del redil, y te quité de andar tras las ovejas, para ponerte a gobernar a mi pueblo Israel. 

9 Yo he estado contigo por dondequiera que has andado; he destruido a los enemigos que has enfrentado, y te he rodeado de gran fama; ¡te he hecho famoso entre los famosos! 

10 Además, ya he preparado para mi pueblo Israel un lugar donde se establezca, para que viva en paz y nadie lo mueva de allí, ni los malvados lo aflijan como antes lo hicieron, 

11 cuando puse caudillos al frente de mi pueblo Israel. Yo te prometo que te haré descansar de tus enemigos, y te aseguro que tendrás muchos descendientes. 

12 Cuando te llegue el momento de ir a descansar con tus padres, yo elegiré a uno de tus propios hijos y afirmaré su reinado. 

13 Será él quien me edifique un templo, y afirmaré su trono para siempre. 

14 Yo seré un padre para él, y él me será un hijo. Si se porta mal, lo corregiré como corrige todo padre a sus hijos, 

15 pero jamás le negaré mi misericordia, como se la negué a Saúl, a quien quité de tu presencia. 

16 Tus descendientes vivirán seguros, y afirmaré tu trono, el cual permanecerá para siempre.”» 

17 Y Natán le comunicó a David todas y cada una de estas palabras y de esta visión.

18 Entonces el rey David fue y se presentó ante el Señor, y le dijo: «Señor y Dios, ¿quién soy yo, y qué es mi familia, para que me hayas encumbrado tanto? 

19 Y hasta te parece poco lo que me has dado, Señor y Dios, que me haces mayores promesas para mis descendientes. ¡No hay nadie que actúe como tú, Señor y Dios!

20 ¿Qué más te puedo decir, Señor y Dios, si tú me conoces mejor que nadie? 

21 Todas estas maravillas las has realizado conforme a tu palabra, y siguiendo tu corazón, y me las has dado a conocer. 

22 ¡Cuán grande eres, Señor y Dios! ¡No hay nadie como tú! Tal y como lo hemos sabido, ¡no hay más Dios que tú! 

23 ¿Y qué pueblo puede compararse a Israel, nación tan singular? Tú lo liberaste para hacerlo tu pueblo, le diste un nombre, y en su favor hiciste grandes y terribles proezas, porque lo amas. Tú lo liberaste de Egipto, y de otros pueblos y de sus dioses. 

24 Tú hiciste de Israel tu propio pueblo; tú lo hiciste tuyo para siempre. ¡Tú, Señor, eres su Dios! 

25 »Ahora, Señor y Dios, confirma para siempre la promesa que me has hecho, a mí y a mi familia, y haz todo lo que has dicho. 

26 Que tu gran nombre sea siempre reconocido. Que se diga que tú, Señor de los ejércitos, eres el Dios de Israel, y que los descendientes de tu siervo David siempre estarán en tu presencia. 

27 Tú, Señor de los ejércitos y Dios de Israel, le has dado a conocer a este siervo tuyo que afirmarás su descendencia. Por eso este siervo tuyo se atreve a presentarse ante ti y hacerte esta súplica. 

28 Tú, Señor y Dios, eres Dios, y tus promesas a este siervo tuyo son verdaderas. 

29 Dígnate bendecir a todos mis descendientes, y permite que siempre haya uno de ellos a tu servicio. Tú, Señor, lo has prometido, y con tu bendición será bendecida mi familia para siempre.»

2 Samuel 7:18-29:   Reina Valera 1865

18 ¶ Y entró el rey David, y púsose delante de Jehová, y dijo: Señor Jehová, ¿quién soy yo, y cuál es mi casa, para que tú me traigas hasta aquí? 

19 ¿Y que aun te haya parecido poco esto, Señor Jehová, sino que hables también de la casa de tu siervo en lo por venir, y que sea esta la condición de un hombre, Señor Jehová? 

20 ¿Y qué más puede añadir David hablando contigo? Tú pues conoces tu siervo, Señor Jehová. 

21 Todas estas grandes magnificencias has hecho por tu palabra, y conforme a tu corazón, haciéndolas saber a tu siervo. 

22 Por tanto tú te has engrandecido, Jehová Dios, por cuanto no hay otro como tú, ni hay Dios fuera de ti, conforme a todo lo que habemos oído por nuestros oídos. 

23 ¿Y quién como tu pueblo, como Israel en la tierra, una gente por la cual Dios fuese a redimírsela por pueblo, y le pusiese nombre, e hiciese con vosotros grandes y espantosas obras en tu tierra, por causa de tu pueblo que tú te redimiste de Egipto, de la gente, y de sus dioses? 

24 Y tú te confirmaste a tu pueblo Israel, para que fuese tu pueblo perpetuamente, y tu Jehová fuiste a ellos por Dios. 

25 Ahora pues, Jehová Dios, la palabra que has hablado sobre tu siervo, y sobre su casa, despiértala eternalmente, y haz conforme a lo que has dicho. 

26 Y sea engrandecido tu nombre para siempre: para que se diga, Jehová de los ejércitos es Dios sobre Israel: y que la casa de tu siervo David sea firme delante de ti.

27 Porque tú, Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, revelaste a la oreja de tu siervo, diciendo: Yo te edificaré casa. Por esta causa tu siervo ha hallado su corazón para orar delante de ti esta oración. 

28 Ahora pues, Jehová Dios, tú eres Dios, y tus palabras serán firmes, pues has dicho a tu siervo este bien. 

29 Ahora pues, quiere, y bendice a la casa de tu siervo, para que perpetuamente permanezca delante de ti: pues que tu Jehová Dios has dicho, que con tu bendición será bendita la casa de tu siervo para siempre.

 

Programa del Podcast:

  • Domingo – Enseñanza a través de libros de la Biblia.
  • Miércoles – Cómo reconocer una iglesia bíblica: Un estudio de la doctrina cristiana

No me des pobreza ni riquezas – La oración de Agur

7 Dos cosas te he demandado, no me las niegues antes que muera: 
8 Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí: no me des pobreza ni riquezas: mantiéneme del pan que he menester. 
9 Porque no me harte, y te niegue; y diga: ¿Quién es Jehová? y porque siendo pobre, hurte; y blasfeme el nombre de mi Dios. Proverbios 30

Cultivando una vida de oración

No me des pobreza ni riquezas – La oración de Agur

Proverbios 30:1-9: 

1 PALABRAS de Agur hijo de Jace: La profecía que dijo el varón a Itiel, a Itiel, y Ucal: 

2 Yo ciertamente, más torpe de ingenio soy que ninguno, ni tengo entendimiento de hombre. 

3 Ni aprendí sabiduría: ni supe ciencia de santos. 

4 ¿Quién subió al cielo, y descendió? ¿Quién encerró los vientos en sus puños? ¿Quién ató las aguas en un paño? ¿Quién afirmó todos los límites de la tierra? ¿Cuál es su nombre, y el nombre de su hijo, si tú lo sabes? 

5 Toda habla de Dios es limpia, es escudo a los que en él esperan. 

6 No añadas sobre sus palabras, porque no te arguya, y seas hallado mentiroso. 

7 Dos cosas te he demandado, no me las niegues antes que muera: 

8 Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí: no me des pobreza ni riquezas: mantiéneme del pan que he menester. 

9 Porque no me harte, y te niegue; y diga: ¿Quién es Jehová? y porque siendo pobre, hurte; y blasfeme el nombre de mi Dios.

Algunos versículos para considerar:

Deuteronomio 6:10-13;  8:10-14;  31:19-22; Salmos 119:29, 37; Proverbios 21:6;  23:4-5;  S. Mateo 6:11, 33; 1 Timoteo 6:6-10;  Apocalipsis 3:14-22

Deuteronomio 6:10-13: 

10 ¶ Y será, que cuando Jehová tu Dios te hubiere metido en la tierra, que juró a tus padres Abraham, Isaac, y Jacob, para dartela a ti, ciudades grandes y buenas, que tú no edificaste; 

11 Y casas llenas de todo bien, que tú no henchiste, y cisternas cavadas, que tú no cavaste, viñas y olivares que tú no plantaste: y comieres, y te hartares; 

12 Guárdate que no te olvides de Jehová, que te sacó de tierra de Egipto de casa de siervos. 

13 A Jehová tu Dios temerás, y a él servirás y por su nombre jurarás:

Deuteronomio 8:10-14: 

10 Y comerás y hartarte has, y bendecirás a Jehová tu Dios por la buena tierra que te habrá dado. 

11 ¶ Guárdate, que no te olvides de Jehová tu Dios, para no guardar sus mandamientos, y sus derechos, y sus estatutos, que yo te mando hoy: 

12 Que quizá no comas y te hartes, y edifiques buenas casas en que mores, 

13 Y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multiplique, y todo lo que tuvieres, se te aumente, 

14 Y tu corazón se eleve, y te olvides de Jehová tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto de casa de siervos:

Deuteronomio 31:19-22: 

19 ¶ Y ahora escribíos esta canción, y enséñala a los hijos de Israel: pónla en la boca de ellos, para que esta canción me sea por testigo contra los hijos de Israel.

20 Porque yo lo meteré en la tierra que juré a sus padres, la cual corre leche y miel: y comerá y hartarse ha, y engordarse ha: y volverse ha a dioses ajenos, y servirles han: y enojarme han, y anularán mi concierto. 

21 Y será, que cuando le vinieren muchos males y angustias, entonces esta canción responderá en su cara por testigo, que no será olvidada de la boca de su simiente: porque yo conozco su ingenio, y lo que hace hoy antes que yo lo meta a la tierra que juré. 

22 Y Moisés escribió esta canción aquel día, y enseñóla a los hijos de Israel.

Salmos 119:29:  Camino de mentira aparta de mí: y de tu ley házme misericordia.

Salmos 119:37:  Aparta mis ojos, que no vean la vanidad: avívame en tu camino.

Proverbios 21:6:  Allegar tesoros con lengua de mentira, es vanidad, que será echada con los que buscan la muerte.

Proverbios 23:4-5: 

4 No trabajes para ser rico: déjate de tu cuidado. 

5 ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas? porque hacerse han alas, como alas de águila; y volarán al cielo.

S. Mateo 6:11: Dános hoy nuestro pan cotidiano.

S. Mateo 6:33:  Mas buscád primeramente el reino de Dios, y su justicia; y todas estas cosas os serán añadidas.

1 Timoteo 6:6-10: 

6 Grande granjería empero es la piedad, con el contentamiento de lo que basta. 

7 Porque nada trajimos al mundo, y sin duda nada podremos sacar. 

8 Así que teniendo sustento, y con que cubrirnos, seamos contentos con esto. 

9 Porque los que quieren ser ricos, caen en tentación y en lazo, y en muchas codicias insensatas y dañosas, que anegan a los hombres en perdición y muerte. 

10 Porque el amor del dinero es raíz de todos los males; el cual codiciando algunos erraron de la fe, y a sí mismos se traspasaron de muchos dolores.

Apocalipsis 3:14-22: 

14 Y escribe al ángel de la iglesia de los Laodicenses: Estas cosas dice el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios: 

15 Yo conozco tus obras: que ni eres frío, ni caliente. Ojalá fueses frío, o hirviente;

16 Mas porque eres tibio, y no frío ni hirviente, yo te vomitaré de mi boca. 

17 Porque tú dices: Yo soy rico, y soy enriquecido, y no tengo necesidad de ninguna cosa; y no conoces que tú eres cuitado, y miserable, y pobre, y ciego, y desnudo. 

18 Yo te aconsejo que de mí compres oro afinado en el fuego, para que seas hecho rico; y vestiduras blancas, para que seas vestido, y que la vergüenza de tu desnudez no se descubra; y unge tus ojos con colirio, para que veas. 

19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo: sé pues zeloso, y arrepiéntete. 

20 He aquí, que yo estoy parado a la puerta, y llamo: si alguno oyere mi voz, y me abriere la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. 

21 Al que venciere, yo le daré que se asiente conmigo en mi trono: así como yo también vencí, y me asenté con mi Padre en su trono. 

22 El que tiene oreja, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

Programa del Podcast:
  • Domingo – Enseñanza a través de libros de la Biblia.
  • Miércoles – Cómo reconocer una iglesia bíblica: Un estudio de la doctrina cristiana

Todos los versos usados ​​hoy son de la versión Reina Valera 1865

El arrepentimiento y la oración de los creyentes – Cultivando una vida de oración

Ten misericordia de mí, o! Dios, conforme a tu misericordia; conforme a la multitud de tus miseraciones rae mis rebeliones. 

Cultivando una vida de oración

El arrepentimiento y la oración de los creyentes

Salmos 51:1-19: 

1 Al Vencedor: Salmo de David, cuando vino a él Natán el profeta, después que entró a Batseba.  Ten misericordia de mí, o! Dios, conforme a tu misericordia; conforme a la multitud de tus miseraciones rae mis rebeliones. 

2 Aumenta el lavarme de mi maldad; y límpiame de mi pecado. 

3 Porque yo conozco mis rebeliones: y mi pecado está siempre delante de mí. 

4 A ti, a ti solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos: porque te justifiques en tu palabra, y te purifiques en tu juicio. 

5 He aquí, en maldad he sido formado: y en pecado me calentó mi madre. 

6 He aquí, la verdad has amado en lo íntimo: y en lo secreto me hiciste saber sabiduría. 

7 Purifícame con hisopo, y seré limpio: lávame, y seré emblanquecido más que la nieve. 

8 Házme oír gozo y alegría: y harán alegrías los huesos que moliste. 

9 Esconde tu rostro de mis pecados: y rae todas mis maldades. 

10 Críame, o! Dios, un corazón limpio: y renueva un espíritu recto en medio de mí. 

11 No me eches de delante de ti: y no quites de mí tu Santo Espíritu. 

12 Vuélveme el gozo de tu salud: y el Espíritu voluntario me sustentará. 

13 Enseñaré a los prevaricadores tus caminos: y los pecadores se convertirán a ti. 

14 Escápame de homicidios, o! Dios, Dios de mi salud: cante mi lengua tu justicia. 

15 Señor, abre mis labios, y denuncie mi boca tu alabanza. 

16 ¶ Porque no quieres sacrificio, que, si no, yo lo daría: holocausto no quieres. 

17 Los sacrificios de Dios es el espíritu quebrantado: el corazón contrito y molido, o! Dios, no menospreciarás. 

18 Haz bien con tu buena voluntad a Sión: edifica los muros de Jerusalem. 

19 Entonces te agradarán los sacrificios de justicia, el holocausto, y el quemado: entonces ofrecerán sobre tu altar becerros.

Estructura del Salmo 51:

1-2 Prólogo, David busca el perdón personal 

       3-5 Confesión 

              6 Instrucción 

                     7-8 Súplica de perdón 

                            9 Esconder y borrar 

                                   10 Un corazón limpio y un espíritu recto 

                            11 Echar y quitar 

                     12 Súplica de restauración 

              13-15 Instrucción 

       16-17 Perdón 

18-19 Epílogo Bendición comunitaria

Salmos de penitencia 

  • Salmo 6
  • Salmo 32
  • Salmo 38
  • Salmo 51
  • Salmo 102
  • Salmo 130
  • Salmo 143
Algunos versículos para considerar:

2 Samuel 12:1-14;  Salmos 25:6-11;  109:21-22;  Isaías 43:25;  Jeremías 9:23-24;  Miqueas 7:18-19;  Lucas 15:18-19;  18:13-14;  1 Timoteo 1:12-17;  1 Juan 1:5-10

2 Samuel 12:1-14: 

1 Y ENVIÓ Jehová a Natán a David: el cual viniendo a él, le dijo: Había dos hombres en una ciudad, el uno rico, y el otro pobre. 

2 El rico tenía ovejas y vacas asaz: 

3 Mas el pobre ninguna cosa tenía, sino una sola cordera, que había comprado, la cual él había criado, y había crecido con él y con sus hijos juntamente, comiendo de su bocado de pan, y bebiendo de su vaso, y durmiendo en su regazo: y teníala como a una hija. 

4 Y vino uno de camino al hombre rico: y él no quiso tomar de sus ovejas y de sus vacas, para guisar al caminante que le había venido: sino tomó la oveja de aquel hombre pobre, y aderezóla para el varón que le había venido. 

5 Entonces el furor se le encendió a David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: Vive Jehová, que el que tal hizo es digno de muerte: 

6 Y que él pagará la cordera con el cuatro tanto: porque hizo esta tal cosa, y no tuvo misericordia. 

7 Entonces Natán dijo a David: Tú eres aquel varón. Así dijo Jehová, Dios de Israel: Yo te ungí por rey sobre Israel, y te libré de la mano de Saul. 

8 Yo te di la casa de tu señor, y las mujeres de tu señor en tu seno; además de esto, te di la casa de Israel y de Judá. Y si esto es poco, yo te añadiré tales y tales cosas.

9 ¿Por qué pues tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos? A Urías Jetteo heriste a cuchillo, y tomaste por tu mujer a su mujer, y a él mataste con la espada de los hijos de Ammón. 

10 Por lo cual ahora no se apartará espada de tu casa perpetuamente, por cuanto me menospreciaste, y tomaste la mujer de Urías Jetteo, para que fuese tu mujer. 

11 Así dijo Jehová: He aquí, yo despierto sobre ti mal de tu misma casa: y yo tomaré tus mujeres delante de tus ojos, y las daré a tu prójimo, el cual dormirá con tus mujeres en la presencia de este sol. 

12 Porque tú lo hiciste en secreto, mas yo haré esto delante de todo Israel, y delante del sol. 

13 Entonces dijo David a Natán: Pequé a Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha trasportado tu pecado; no morirás. 

14 Mas por cuanto con este negocio hiciste blasfemar a los enemigos de Jehová, el hijo que te ha nacido muriendo morirá.

Salmos 25:6-11: 

6 Acuérdate de tus miseraciones, o! Jehová: y de tus misericordias, que son perpetuas. 

7 De los pecados de mi mocedad, y de mis rebeliones no te acuerdes: conforme a tu misericordia acuérdate de mí, tú, por tu bondad, o! Jehová. 

8 Bueno y recto es Jehová: por tanto él enseñará a los pecadores el camino. 

9 Encaminará a los humildes por el juicio; y enseñará a los mansos su carrera. 

10 Todas las sendas de Jehová son misericordia y verdad, a los que guardan su concierto, y sus testimonios. 

11 Por tu nombre, o! Jehová, perdonarás también mi pecado; porque es grande.

Salmos 109:21-22: 

21 Y tú, Jehová Señor, haz conmigo por causa de tu nombre: escápame, porque tu misericordia es buena. 

22 Porque yo soy afligido y necesitado; y mi corazón está herido dentro de mí.

Isaías 43:25: Yo, yo soy el que raigo tus rebeliones por amor de mí; y no me acordaré de tus pecados.

Jeremías 9:23-24: 

23 ¶ Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni se alabe el valiente en su valentía, ni se alabe el rico en sus riquezas: 

24 Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar, en entenderme y conocerme, que YO SOY JEHOVÁ, QUE HAGO MISERICORDIA, JUICIO, Y JUSTICIA EN LA TIERRA; porque estas cosas quiero, dijo Jehová.

Miqueas 7:18-19: 

18 ¿Qué Dios como tú, que perdonas la maldad, y que pasas por la rebelión con el resto de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque es amador de misericordia. 

19 El tornará, él tendrá misericordia de nosotros, él sujetará nuestras iniquidades, y echará en los profundos de la mar todos nuestros pecados.

S. Lucas 15:18-19: 

18 Me levantaré, e iré a mi padre, y le diré: Padre, pecado he contra el cielo, y contra ti: 

19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo: házme como a uno de tus jornaleros.

S. Lucas 18:13-14: 

13 Mas el publicano estando lejos, no quería, ni aun alzar los ojos al cielo; mas hería su pecho, diciendo: Dios, ten misericordia de mí, pecador. 

14 Os digo que éste descendió a su casa justificado más bien que el otro; porque cualquiera que se ensalza, será humillado; y el que se humilla, será ensalzado.

1 Timoteo 1:12-17: 

12 ¶ Gracias doy al que me fortificó, a Cristo Jesús Señor nuestro, de que me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio: 

13 Habiendo yo sido antes blasfemo, y perseguidor, e injuriador; mas fuí recibido a misericordia, porque lo hice con ignorancia en incredulidad. 

14 Mas la gracia del Señor nuestro superabundó con la fe y amor que es en Cristo Jesús. 

15 Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida de todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar los pecadores, de los cuales yo soy el primero. 

16 Mas por esto fuí recibido a misericordia, es a saber, para que Jesu Cristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habían de creer en él para vida eterna. 

17 Al Rey de siglos, inmortal, invisible, al solo sabio Dios, sea honor y gloria por siglos de los siglos. Amén.

1 Juan 1:5-10: 

5 Pues éste es el mensaje que hemos oído de él mismo, y que os anunciamos a vosotros: Que Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. 

6 Si nosotros dijéremos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no hacemos la verdad. 

7 Mas si andamos en la luz, como él está en la luz, tenemos comunión los unos con los otros, y la sangre de Jesu Cristo su Hijo nos limpia de todo pecado. 

8 Si dijéremos que no tenemos pecado, engañámonos a nosotros mismos, y no hay verdad en nosotros. 

9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para que nos perdone nuestros pecados, y nos limpie de toda maldad. 

10 Si dijéremos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

Programa del Podcast:
  • Domingo – Enseñanza a través de libros de la Biblia.
  • Miércoles – Cómo reconocer una iglesia bíblica: Un estudio de la doctrina cristiana

Todos los versos usados ​​hoy son de la versión Reina Valera 1865